jueves, 24 de mayo de 2018

De nuevo cruzando el canal de Lefkas

24/05/2018

Zarpamos la Petite Marie y yo sobre las 10:15 de Preveza rumbo a Lefkas. A pesar de que el viento me hace ceñir al principio, acabo navegando con puntas de 8 nudos



Al llegar a la entrada del canal somos un montón de barcos los que esperamos a que abran el puente para poder cruzarlo



Aunque nuestra intención era parar en la ciudad de Lefkas, solo hubiéramos podido amarrar a la griega en el puerto público y el viento que soplaba hubiera complicado demasiado la maniobra.



Seguimos rumbo al sur navegando por el canal






Nada mas pasar la última boya de señalización a estribor hay un fondeo bastante bueno mientras no sople sur. Ahí nos quedamos








El track de hoy





Aquí hay un pequeño pueblecito, pero sin mucho que ver





25/05/2018

Y al día siguiente Marie coge un autobús para explorar la ciudad de Lefkas y mientras tanto Marcos y yo nos relajamos un poco










domingo, 20 de mayo de 2018

Golfo de Arta - 4ª parte

20/05/2018

Después de unos días deambulando por este gran mar interior, me encuentro de nuevo con la Petite Marie y navegamos hacia Rougas, una cala situada en la mitad de la costa sur, donde nos encontraremos nuevamemte con el Trifone



Un lugar encantador con una "taverna" donde acuden por la tarde los pescadores locales después de poner las redes



Las tres tripulaciones pasamos una tarde-noche estupenda



Nuestro amiguito de Rougas








Y al día siguiente regresamos a Vonitsa. Yo adelanto un poco la salida para aprovechar el viento que tenemos. A pesar de tener que dar algunos bordos, y poner y quitar un rizo, acaba siendo una navegación extraordinaria sin ni siquiera llegar a encender el motor




21/05/2018

Esta mañana cambiamos de fondeo, estábamos al lado del puerto pero teníamos una ola bastante incómoda debido al viento norte que estuvo soplando, finalmente el viento amainó y roló al Este, aún así nos fuimos a fondeo de la isla Kukuvitsa

Por la mañana nos vamos Marie, Marcos y yo a Vonitsa para dar una vuelta y aprovechamos para buscar unas cosillas que nos hacían falta, en concreto un vaso para el filtro de la potabilizadora y un matamoscas para mi, y unos terminales "faston" para Marcos, ni que decir tiene que no teníamos muchas esperanzas de encontrar el material en un pequeño pueblo como éste.

Pues encontramos el matamoscas y el vaso para el filtro y no se muy bien como acabamos en un oscuro taller de coches en las afueras, tratando de entendernos con el dueño, quien según él sabía hablar algo de español...y que finalmente nos vendió los terminales "faston"

Mientras tanto Marie realizaba una gran labor de investigación para descubrir algun sitio donde pudiéramos comer y que no fuese turístico. Al reunirnos de nuevo con ella nos lleva a ver dos sitios "cutres" que ha encontrado, realmente son los sitios que queremos.


Primero entramos en una "taverna" llena de obreros que se estan poniendo las botas con los pinchos de carne a la parrilla que hace el dueño en la terraza. A pesar de que el señor no era muy simpático, nos tomamos varias cervezas y dos platos de carne, pero como es lógico, con eso no estábamos saciados ni mucho menos, de modo que "volvemos al ataque" y le pedimos mas, pero nos quedamos muy sorprendidos cuando nos dice que ya se acabó el tema..., en fin, estaba recogiendo la parrilla.
Recogemos los bártulos y nos vamos a la primera "taverna" que vió Marie, todavía mas "cutre" que la que acabábamos de dejar, 'no importa, mucho mejor', como he dicho, es lo que buscamos.





He de decir que no creo que encontremos un sitio como éste en el que acabamos de comer, lo regentaba una pareja de ancianos que por supuesto no hablaban mas que griego. 
La señora estaba asando tres pinchos de carne, nos pareció estupendo pero parece ser que esos tres pinchos ya tenían dueño y además eran los últimos que quedaban, pero no importa, nos preguntan que cuantos querríamos, Marcos sugiere "deca", que es uno de los pocos números que sabemos en griego, ja,ja,ja. Aunque la señora se queda un poco asombrada, inmediatamente manda a su marido (que debía tener unos noventa años) en la moto a comprar mas carne, y de paso se traen unos tomates. 






En diez minutos nos han puesto los diez pinchos, dos ensaladas de tomate con cebolla y una buena cantidad de pan, todo acompañado de cerveza. Por si fuera poco, le regalan a Marie tres magníficos tomates.

Marie, nuestra "relaciones públicas", derrocha como siempre simpatía con la pareja de ancianos y se hace alguna foto con ellos

Pues tras haber comido como reyes toca la hora de la cuenta..., nos quedamos completamemte anonadados cuando nos traen una cuenta de 12€, de modo que les dejamos otros casi 5€ de propina y les decimos que volveremos al día siguiente con mas amigos.


Por la tarde Yvonne y Eugeni nos invitan a tomar el té a bordo del Bel Ami, han hecho una parada en su ruta hacia el sur para vernos. Conocemos también a sus tripulantes Miquel y Sergi, y tenemos el gusto de "devorar" la deliciosa tarta que hizo Sergi para la ocasión.


 




22/05/2018

Y para terminar con los encuentros gastronómicos volvemos a esta misma "taverna" las tripulaciones de los tres barcos a cenar para darnos un gran banquete de carne a la brasa, además esta vez teníamos traductor, Sergi habla griego estupendamente, con lo que esta vez sabremos lo que pedimos, ja,ja




23/05/2018

Por la mañana recogo el fondeo y aprovechando el viento que va a soplar zarpo sobre las 07:15 hacia Preveza, el Bel Ami también me sigue un poco mas tarde.

¡Extraordinaria navegación!, viento por la aleta y popa con puntas de 8 nudos. Mayor con un rizo y génova.



miércoles, 16 de mayo de 2018

Golfo de Arta - 3ª parte

16/05/2018

Me despido de Kukuvitsa y pongo rumbo a la bahía de Koprainis que está al noreste de este mar





Prácticamente toda la travesía a vela con un viento muy suave de ceñida



En este lugar hay un pueblo llamado Menidhion, y como no, alguna "taverna"



Hacia el oeste hay un parque natural con marismas donde desembocan dos ríos, cuando estoy llegando y al igual que pasa cuando vas a entrar en el golfo de Arta, se puede ver perfectamente una barrera que marca la unión del agua de este mar con el agua dulce que llega del río Arakitios






Como en casi todas estas bahías, los pescadores salen al atardecer para poner sus redes



He de advertir al navegante que en muchos de estos lugares los pescadores hechan sus redes entre los barcos que están fondeados, y aunque estas redes quedan en el fondo, únicamente las marcan en su principio y final con unos botes que apenas se ven flotando, normalmente las dejan toda la noche para recogerlas al amanecer, de modo que cuidado con llegar a un fondeo demasiado tarde porque no sería raro enganchar alguna con el ancla.

Es fácil ver delfines y tortugas por aquí